FORO DE LAICOS

Comunicado de prensa del Foro de Laicos tras la Jornada de Reflexión 2015 “La paz se rehace cada día en la familia”

P1060081

El lema de la jornada de reflexión desarrollada en la sede del Foro de Laicos en Madrid el 25 de abril del 2015, ha sido: “La paz se rehace cada día en la familia”, del papa Francisco.

En un tiempo en el que las noticias de nuestra “aldea global” nos hacen sentir cada vez más cerca de hermanos que promueven o sufren la violencia, la guerra, la enfermedad; o se hacinan en campos de refugiados, o mueren intentando llegar a Europa… ¿Cómo pueden contribuir nuestras familias a la paz, al desarrollo y a la unidad entre los pueblos?

Queremos que nuestras familias sean fruto del amor y den como fruto personas que vivan para el bien común, para acoger a todos valorando la dignidad de cada ser humano y formados como personas-mundo que no tienen la mirada solo en su propio bienestar sino, de forma especial, en el progreso de los más débiles.

Para ello, en este período previo a la 2ª parte del Sínodo de la Familia, los miembros de asociaciones y movimientos que encarnan los distintos carismas nacidos en el seno de la Iglesia, no contamos sólo con nuestras fuerzas sino también con las de Jesús Resucitado que está con nosotros y en medio nuestro, y con muchos amigos de buena voluntad.

La jornada se inició con un saludo por parte de la presidenta, Doña Camino Cañón, y unas palabras de D. José Mazuelos, obispo de Jerez, miembro de las CEAS y responsable de acompañar al Foro de Laicos.

P1060052

La primera intervención de la jornada ha estado a cargo de Doña Virginia Cagigal, directora de la Unidad de Intervención Psicosocial de la Universidad Pontificia de Comillas que ha desarrollado el tema de “Violencia y Familia”.

A continuación se ha mantenido una mesa redonda en la que han participado Rosalía Sánchez, presidenta de CEMI, y Jesús María Guisado, presidente de Scouts MSC. Han desarrollado las potencialidades y límites de la educación formal y no formal para el desarrollo de actitudes no violentas en los niños y adolescentes, así como la necesaria colaboración entre familia, escuela y otros agentes educativos.

La mañana ha finalizado con la exposición de Don Francisco Javier Sancho, carmelita, director del CITES (Ávila). Nos ha presentado una iniciativa de la Universidad de la Mística para ofrecer a los jóvenes un espacio de formación de la interioridad.

La tarde se ha dedicado al trabajo en grupos, centrados en tres temas: la familia, la educación formal y la educación no formal.

Nuestra reflexión sobre la familia recuperó ideas claves ofrecidas por Doña Virginia Cagigal: el cambio en el modelo y percepción de la familia, el problema de la falta de tiempo, la disparidad de criterios en la labor educativa de los padres… Constatamos la importancia de formar a los hijos para que sepan estar en sus ambientes y ser fermento donde estén, siendo el mejor medio el “hacernos uno con ellos” y compartir intereses y proyectos comunes. Resaltamos ante todo nuestra responsabilidad de incidir en la sociedad, en la opinión pública, cada uno desde nuestro lugar, ofreciendo nuestra propuesta cristiana en temas directamente relacionados con la familia como el del aborto.

Constatamos la importancia de una educación integral, en la que se valoren no sólo los conocimientos, sino también el desarrollo socioemocional, además de fomentar la cooperación más que la competitividad. En este aspecto, el testimonio cristiano con el modo de actuar propio y la educación en la interioridad y el diálogo íntimo puede situarse como un buen referente. No nos olvidamos de que la educación debe ser apoyada por la sociedad en general, tanto a nivel particular como a nivel general, desde las instituciones. Concretamente, la administración educativa y la propia legislación que la rige han de tener en cuenta que el pluralismo social y la conflictividad que se manifiesta a menudo en las aulas, están demandando mejorar en cantidad y calidad los recursos y, especialmente, la dotación de profesores.

En lo relativo a la educación no formal, consideramos que es importante subrayar los valores que los jóvenes tienen, ayudarles a descubrirlos y potenciarlos, haciéndoles protagonistas de su vida. Vemos que es vital el ejemplo, el testimonio y el acompañamiento como motor del proceso educativo, por lo que estas herramientas, además de la escucha  abierta y activa y el diálogo, son los mejores medios para facilitarles el acceso al conocimiento de Dios.

En el tratamiento de cada una de las cuestiones se constató la necesidad de cooperar de manera fluida y con confianza entre familia, escuela y organizaciones de educación no formal  en la que participan niños y adolescentes.

La jornada finalizó con la celebración de la Eucaristía presidida por D. Antonio Cartagena, consiliario del Foro de Laicos.

Madrid, 25 de abril de 2015.

P1060107

 

Anuncios
1 Comentario »

JORNADA DE REFLEXIÓN 2015

Cartel Jornada Reflexión 2015 version web

PROGRAMA: Folleto cuartilla 2015

 

2 comentarios »

Paz en Medio Oriente: Declaración de los Focolares en Jordania.

Declaración de los Focolares en Jordania, compartida por el Movimiento en todo el mundo.

Ante la actual situación en Medio Oriente, el Movimiento de los Focolares en Jordania ha hecho pública una declaración –compartida por todo Movimiento de los Focolares– en la que hace un llamamiento a la paz y manifiesta su compromiso de ayudar a aquellos que son víctimas de la violencia.

Por su interés e importancia, reproducimos a continuación el texto íntegro de la declaración, firmada en Amán el 13 de agosto de 2014:

DECLARACION DEL MOVIMIENTO DE LOS FOCOLARES EN JORDANIA

paz velas“Los cristianos y musulmanes pertenecientes al Movimiento de los Focolares en Jordania, queremos manifestar nuestro enorme desaliento por cuanto está sucediendo en estos días y en estas horas en Oriente Medio: en Siria, una guerra que comenzó hace más de tres años y que está destruyendo el país, obligando a huir a millones de personas para sobrevivir; el conflicto en Gaza que no exime ni a civiles ni a niños inocentes y que pone de manifiesto una situación sin resolver entre dos pueblos junto con la falta de un compromiso serio y articulado por parte de la comunidad internacional; últimamente el avance de una milicia de extremistas en el norte de Irak, que está sembrando el terror entre los pertenecientes a distintas religiones, obligándoles a vivir como fugitivos en su propio país. Entre ellos más de cien mil cristianos, que tienen sus raíces en esta tierra desde hace 2000 años, y que han sido obligados a dejar sus propias casas en medio de la noche. ¡Una auténtica catástrofe! A esto se añade el hecho de la destrucción deliberada de su patrimonio religioso y cultural, que lo es también de toda la humanidad

Nos hemos implicado en hacer lo posible para aliviar el sufrimiento de estas personas (a muchas de las cuales conocemos personalmente), primero rezando por ellos, pero también recogiendo fondos para aliviar sus necesidades más urgentes y abriendo nuestras casas para acogerlos cuando se necesita. Además, exhortamos a la comunidad internacional a movilizarse inmediatamente para que estas comunidades, que han cogido como objetivo en Irak, puedan volver a sus casas lo antes posible.

Condenamos cualquier acto de violencia contra la persona humana. Condenamos la producción y venta desmesurada de armas de guerra, sea cual sea la institución que las financie, así como a todos aquellos que las ponen en manos de grupos terroristas y subversivos.

Queremos subrayar, sobre todo por los acontecimientos en Irak, que quien realiza estos abominables actos no tiene religión, y si declara tenerla, no hace más que tergiversarla. De hecho la esencia de la religión es el encuentro entre Dios y el hombre y toda la Creación.

paz 2Estamos cansados de que se instrumentalice la religión con el fin de dividir a la humanidad y fomentar el desencuentro. Estamos indignados con quienes –grupos, personas o estados- planifican dividirnos y crear guetos separados en un lugar donde desde hace centenares de años se convive.

Somos conscientes de que el diálogo entre miembros de las comunidades cristianas y de las  musulmanas no siempre es fácil; pero queremos recordar que se están haciendo notables esfuerzos para colmar las incomprensiones con un espíritu de respeto recíproco, sabiendo que el único Dios ha suscitado caminos diferentes que convergen en la misma dirección: la misericordia, el amor, la compasión, y todas las virtudes que sólo Él posee en plenitud. Él nos ha creado a su imagen para vivirlas en armonía entre nosotros, por esto queremos seguir sus enseñanzas para construir nuestras sociedades sobre la base del pluralismo, donde se respeta el derecho de cada ciudadano o comunidad a profesar la propia fe sin coacciones.

Jordania tiene una larga historia de buena convivencia entre cristianos y musulmanes y la última visita del Papa Francisco, invitado por nuestro apreciado Rey Abdallah Ibn Al-Hussein, la ha reforzado aún más con un gran impulso a trabajar juntos, más intensamente, por el bien de la sociedad.

También nosotros, Focolares de Jordania, queremos confirmar nuestro compromiso de trabajar codo a codo para construir una sociedad pacífica y armoniosa, defendiendo la dignidad de cada ser humano –más allá de su convicción religiosa, etnia, tradición- y continuar con mayor intensidad la realización de acciones concretas para promover juntos la paz, la fraternidad, y el cuidado de la naturaleza. Estamos seguros de que actuando así podemos suscitar el bien, y mantenerlo y ampliarlo donde ya está presente. Tenemos la confianza y la seguridad de que el mal no tendrá nunca la última palabra. La fe en Dios nos lo garantiza, así como el sólido vínculo entre nosotros.

Amman, 13 de agosto de 2014”.

Extraído de: http://www.focolare.org/espana/es/news/2014/08/18/paz-en-medio-oriente/

Deja un comentario »

Justicia y Paz: Sin fraternidad no hay sociedad justa

Francisco: sin fraternidad es imposible una sociedad justa y en paz

Acaba de publicarse el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, que celebraremos el 1 de enero de 2014, firmado por el Papa Francisco. Este año tiene como lema: “La fraternidad, fundamento y camino para la paz”.

Los Mensajes para la Jornada Mundial de la Paz son siempre una herramienta importante para la difusión, desarrollo y actualización de la doctrina social de la Iglesia y, por tanto, para la evangelización de la realidad social. Por eso, sería importante que estos mensajes fueran leídos y meditados por todos los creyentes, analizados y discutidos en grupo en todas las comunidades cristianas, y que permitieran encontrar la ocasión de poner a la Iglesia en situación “de salida” (en expresión el papa Francisco en su reciente exhortación “Evangelii Gaudium”) hacia la sociedad.

En su primer Mensaje para la Paz, Francisco retoma y continúa el magisterio social de sus predecesores, haciendo énfasis en algunas de las tesis y preocupaciones que se han convertido ya en ejes de su Pontificado.

La afirmación central del mensaje es muy clara: la construcción de una sociedad justa y de una paz estable y duradera es imposible sin la conciencia de fraternidad. La fraternidad es la conciencia de una dimensión esencial del ser humano, como es su carácter relacional, que nos lleva a tratar a cada persona como verdadero hermano y verdadera hermana. La fuente y el espacio básico para generar esta conciencia es la familia, llamada a “contagiar al mundo con su amor”.

Ahora bien, para salir al paso de comprensiones inadecuadas o insuficientes de la fraternidad, que no permiten generar vínculos auténticos, Francisco identifica cuál es la raíz de la fraternidad. La fraternidad proviene de la convicción y el reconocimiento de un Padre trascendente común de todos los humanos, como fundamento último, es decir, la paternidad de Dios, que ama de forma concreta, puntual y extraordinaria a cada ser humano (Mt. 6,25-30 ). Este amor, cuando es acogido, es el agente más poderoso de fraternidad, transforma la existencia y las relaciones con los demás y abre a las personas a la solidaridad y la reciprocidad. La fraternidad ha sido regenerada en y por Jesucristo con su muerte y resurrección, convirtiéndose en principio nuevo y definitivo para reconocernos como hermanos, hijos del mismo Padre.

Por todo ello, Francisco subraya que la fraternidad es el fundamento y camino para la paz. En efecto, la fraternidad no es una cuestión solamente entre personas sino que debe reinar entre los pueblos y las naciones y se concreta en los deberes de solidaridad, justicia social y caridad universal. Las relaciones fraternas entre personas y grupos y las políticas públicas eficaces basadas en la fraternidad son la vía adecuada para superar los grandes males de nuestro mundo denunciados por Francisco: la marginación, la soledad, la pobreza, la falta de acceso a servicios básicos, la exclusión social, las graves desigualdades de renta, las persistentes crisis económicas y financieras, causadas por la codicia y el empobrecimiento de las relaciones humanas. La fraternidad es la vía para poner fin a la guerra, la violencia y la proliferación del armamentismo. Y es la vía para superar el egoísmo que se desarrolla socialmente en múltiples formas de corrupción y crimen organizado: la lacra de la droga, la explotación laboral, el blanqueo de dinero, la especulación financiera, la prostitución, el tráfico de seres humanos, los abusos contra los niños, la esclavitud, el tráfico indigno con los inmigrantes o la devastación de la naturaleza, que perjudica la vida humana presente y la de las generaciones futuras.

Por ello, Francisco hace una llamada a descubrir, amar, experimentar, anunciar y testimoniar la fraternidad, que solo es posible con la apertura y acogida del amor dado por Dios. El realismo de la política y de la economía no pueden reducirse a un tecnicismo carente de ideales y de apertura a la dimensión trascendente, que empobrece las actividades humanas y reduce a las personas a ser simple objeto de explotación.

Concluye Francisco pidiendo a los cristianos que sepamos tejer un entramado de relaciones fraternas basadas en la reciprocidad, el perdón, el don total de uno mismo, según la amplitud y la profundidad del amor de Dios, ofrecido por Cristo muerto y resucitado, amándonos unos a otros como señal de que somos discípulos (Jn. 13, 34-35). Nos reclama, así, “un paso adelante, un ejercicio perenne de empatía, de escucha del sufrimiento y la esperanza de los demás”, poniéndonos en “actitud de servicio los unos de los otros, especialmente de los más lejanos y desconocidos”, dado que “el servicio es el alma de la fraternidad que edifica la paz”.

Eduard Ibáñez, presidente de la Comisión General de Justicia y Paz

Más información y archivos de descarga en: http://www.juspax-es.org/index.php/actividades/ver/id_actividad/269

Deja un comentario »

Mensajes para la Jornada Mundial de la Paz

Isabel Cuenca, Secretaria General de Justicia y Paz, nos hace llegar el siguiente mensaje:

La Comisión General de Justicia y Paz de España ha realizado una nueva publicación electrónica de los Mensajes para la Jornada Mundial de la Paz, que el Papa Benedicto XVI dirigió a la Iglesia y a los hombres de buena voluntad en los años de su pontificado, en concreto entre 2006 y 2013.

Monseñor Santiago Gómez Sierra, obispo auxiliar de Sevilla y obispo acompañante de esta Comisión General de Justicia y Paz, señala en el prólogo el objetivo de la misma. Se trata de rendir un homenaje de reconocimiento y gratitud al Papa Benedicto, que nos ha dejado un magisterio espléndido por su hondura teológica y por la luz que ha aportado a la Iglesia y al mundo, que busca encontrar caminos de justicia y de paz para salir de los laberintos de los conflictos armados, los atropellos incesantes de los derechos humanos y las amenazas de la paz por la que suspiran todos los pueblos.

Por su parte, Francisco Javier Alonso Rodríguez, vicepresidente de esta Comisión General, ha elaborado los índices analíticos y de referencias que aparecen en la parte final de la publicación. El CD que contiene la publicación incluye además unas presentaciones de diapositivas, desarrolladas por el grupo de Justicia y Paz de Segovia para las oraciones por la paz que se han celebrado cada año en la diócesis. Todas las comisiones diocesanas de Justicia y Paz realizan celebraciones por la paz al comienzo del año para dar a conocer el correspondiente Mensaje de la Paz que el Papa envía al mundo. Estas celebraciones permiten difundir, de una forma actual, Doctrina Social de la Iglesia y son un signo común de trabajo e inquietud de todas las comisiones.

Esperamos que estos materiales resulten útiles. Nuestra intención ha estado acompañada de ilusión y esperanza en la Paz, creyendo, como ha manifestado el Papa Francisco, que “El uso de la violencia no trae la paz. La guerra llama a la guerra. La violencia llama a la violencia”.

Pueden acceder a ellos a través de este enlace: Mensajes Jornada Mundial de la Paz

Deja un comentario »

Justicia y Paz: Declaración final del Seminario Internacional de Berlín

Conferencia de Comisiones de Justicia y Paz de Europa

Un Reto para las Sociedades Europeas: Superar un Pasado Violento y las Secuelas de la Dictadura

Declaración Final del Seminario Internacional de Berlín

Del 20 al 22 de septiembre de 2013

El trabajo por la paz nos llama a un compromiso valiente con la realidad y la amenaza de la violencia – pasada, presente y futura. En la Europa de hoy en día la violencia de nuestro pasado pesa sobre el presente y sigue proyectando sombras sobre nuestro futuro. Para tratar de entender mejor las causas y consecuencias de esta violencia, la Conferencia de Comisiones de Justicia y Paz de Europa ha llevado a cabo en Berlín, del 20 al 22 septiembre de 2013, una reflexión sobre estos asuntos desde las experiencias concretas de Alemania.

Nuestro enfoque particular ha sido la violencia de la dictadura, la instrumentalización política del terror y la opresión, y las terribles consecuencias de la agresión de la guerra desatada por el régimen nazi. El análisis abarcó diferentes tipos de régimen, ideología y métodos. Esto nos ha llevado al que fue campo de concentración de Sachsenhausen, a la exposición Topografía del Terror en la antigua sede de la Gestapo, al museo de la Stasi, anterior cárcel de la Stasi en Hohenschönhausen, y al lugar de la futura exposición Vuelo, Expulsión y Reconciliación sobre la situación de los refugiados en Europa durante el siglo XX. A través de estas visitas, y las contribuciones de los expertos líderes en el campo, hemos profundizado nuestra comprensión sobre la naturaleza de este tipo de violencia y su impacto en las personas afectadas. Esto a su vez nos ha llevado a considerar las implicaciones actuales de este pasado, y las lecciones que debemos aprender de él para el futuro.

Durante nuestros días aquí, volviendo a trazar los pasos de las víctimas y los verdugos, la conclusión ineludible ha sido la centralidad de la dignidad humana para la paz, la justicia y la reconciliación. Reflexionando sobre el terror y la violencia a través de los ojos de las víctimas, los brutales efectos son evidentes – la destrucción de la auto-imagen de la persona, la seguridad y la conexión con la sociedad. Al ser llamados a reflexionar sobre la perspectiva de los verdugos, hemos visto también cómo la práctica de la violencia va en detrimento de la dignidad humana, obligándonos a posicionarnos tras la aceptación acrítica de normas y sistemas, pasando a formar parte de la maquinaria.

Se deduce entonces que la base sobre la que descansan todos los demás derechos humanos, la dignidad humana, debe ser el valor guía en nuestro acercamiento a los desafíos del pasado, presente y futuro. La restauración de la dignidad de las víctimas exige que escuchemos con compasión y apertura sus necesidades y exige mantenerlas en el centro de las propuestas de reconciliación. Todas las sociedades que emergen de un conflicto tienen una gran deuda de gratitud con aquellos que llevan su sufrimiento con dignidad y trabajan por el bien común de la sociedad. Existe la necesidad de garantizar que este sufrimiento no sea explotado por aquellos que desean prolongar conflictos o exacerbar las divisiones dentro de la sociedad o entre naciones, utilizando el pasado como un campo de batalla para el presente.

En este proceso hemos sido confrontados con la verdad incómoda de que la mayoría de los responsables del genocidio de los judíos en Europa no han sido llevados ante la justicia.

La mayor parte de los nazis, comunistas y otros autores de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y abusos de los derechos humanos tampoco han rendido cuentas de sus actos. Aunque nada puede compensar adecuadamente a las víctimas por lo que han sufrido, la obra de la reconciliación no puede quedarse en algo abstracto. Tiene que basarse en un análisis concreto, que exponga y tenga en cuenta los diferentes niveles de responsabilidad, siempre con una referencia más cercana a las necesidades de las víctimas y las comunidades afectadas.

Si bien no puede haber un proyecto de reconciliación, se pueden identificar algunas claras salvaguardias contra el abuso del término. Los procesos fundados en olvidar el pasado o bloquear la búsqueda de las víctimas para la verdad y el reconocimiento representan un asalto más a su dignidad humana. También se debe evitar la generalización de la culpa sin tener en cuenta los diferentes niveles de responsabilidad y el contexto en el que las acciones específicas se llevaron a cabo.

Abordar estas heridas del pasado representa un desafío para todos nosotros a nivel personal, social y nacional. Una apertura al análisis autocrítico es vital para este proceso. La reconciliación exige superar la ruptura de la confianza y restaurar y renovar las relaciones sobre la base del respeto mutuo. El miedo es a menudo un obstáculo importante en este proceso. Como individuos y grupos podemos tener miedo de exponer nuestras propias debilidades. Podemos dudar en reclamar la responsabilidad de nuestra parte en la violencia del pasado, en ausencia de la certeza de que los demás harán lo mismo.

Las iglesias tienen un papel importante que desempeñar en establecer el marco moral en el que puede explorarse y comprenderse la verdad sobre el pasado. Las iglesias deben dar ejemplo en este sentido participando en el análisis autocrítico de su propio papel, en el momento, antes, durante y después de la dictadura, basado en los valores de la verdad, la justicia y la solidaridad. Por encima de todo, las iglesias pueden señalar el camino al perdón, que ofrece la oportunidad de una nueva libertad y una profunda renovación de las relaciones. Reconocemos que el proceso de aprendizaje que hemos experimentado aquí en Berlín es parte de un proceso más amplio de aprendizaje en la Iglesia acerca de la historia, la memoria y la reconciliación. Una de las expresiones más fuertes de este proceso vino de Papa Juan Pablo II en la homilía por el Día del Perdón (12 de marzo de 2000) cuando invitó a reconocer “nuestra responsabilidad como cristianos por los males de hoy en día”, pidiendo perdón por nuestra parte en la injusticia y ofreciendo perdón para esas injusticias que otros nos han infligido. En la prisión de Plötzensee recordamos el sacrificio del Padre. Alfred Delp SJ y Helmuth von Moltke, que fueron ejecutados porque sus valores cristianos eran incompatibles con las prácticas del régimen nazi.

Nuestra experiencia aquí ha confirmado el valor de la contribución hecha desde los distintos lugares conmemorativos y proyectos históricos que visitamos. Tales oportunidades educativas son de especial valor para las generaciones futuras, que de otra manera no tendrían la oportunidad de obtener una comprensión de estos eventos. Fundamentalmente, ofrecen un espacio en el que podemos educar tanto los corazones como las mentes. La experiencia de la dictadura y la guerra, donde las personas altamente educadas simplemente siguieron la lógica del sistema, es una poderosa ilustración de que la educación formal, no va a proporcionar necesariamente todas las herramientas que necesitamos para un profundo reconocimiento de la humanidad de los demás.

Nuestras experiencias en Berlín durante este seminario nos han desafiado como participantes al análisis autocrítico de nuestras reacciones ante las ofensas contra la dignidad de la persona humana en la actualidad. Reconocemos que hay lugares en nuestras sociedades donde las personas se mantienen en los márgenes, lugares que pueden, en un futuro, convertirse en memoriales de los abusos de derechos humanos. ¿Estamos simplemente esperando mientras se ofende e ignora la dignidad de los demás?

Por último, hay que reconocer que el recuerdo de ese pasado no sólo es doloroso. Nos hemos inspirado en el ejemplo de aquellos que lucharon por preservar su dignidad y la de los demás seres humanos en las condiciones más inhumanas. Se nos recuerda que incluso las dictaduras aparentemente impenetrables pueden caer y que se pueden construir nuevas relaciones a su paso. Esto se puede ver, no sólo en la historia de las naciones individuales, sino también en el proyecto más amplio de la propia Unión Europea. Estas experiencias deberían dar esperanza a otros países que están actualmente experimentando conflictos violentos, o que están emergiendo de ellos.

La Conferencia de Comisiones de Justicia y Paz de Europa desea expresar un sincero agradecimiento a todos los que hicieron posible esta experiencia: nuestros anfitriones, la Comisión alemana de Justicia y Paz; la capellanía militar de Alemania por su generoso apoyo a nuestro programa; las Fundaciones de Maximiliano Kolbe y a todos nuestros compañeros de diálogo, en especial la comunidad de Regina Martyrum, donde celebramos el momento simbólico central de nuestro seminario.

La Declaración final del Seminario se encuentra en el siguiente enlace

Para más información, contactar con: Isabel Cuenca Anaya

Secretaria General de la Justicia y la Paz de España

Rafael de Riego, 16, 3º dcha. • 28045 Madrid

Tel. (+34) 91 506 18 28 • Correo-e: juspax@juspax-es.org

 

Deja un comentario »

Justicia y Paz: Comunicado en relación con la guerra en Siria.

Con ocasión de los graves sucesos de guerra que tienen lugar en Siria, la Comisión General de Justicia y Paz de España quiere manifestar:

El horror e indignación por la utilización de armas químicas en el conflicto, que han producido la muerte de centenares de personas, mayoritariamente entre la población civil. En caso de confirmarse este hecho, absolutamente inadmisible, consideramos que se trata de crímenes de guerra gravísimos, cuya autoría y circunstancias deben ser investigadas por organismos independientes y cuyos responsables deberán ser juzgados por tribunales de justicia imparciales o por el Tribunal Penal Internacional.

La Comunidad Internacional no puede admitir estos crímenes y debe tomar todas las medidas políticas, jurídicas y diplomáticas necesarias para evitar su repetición y asegurar el castigo de los responsables, además de trabajar para la resolución del conflicto. No obstante, consideramos un grave error responder mediante el bombardeo o ataque armado – de consecuencias imprevisibles – a uno de los contendientes, ya que dicho ataque ocasionará más víctimas inocentes y el empeoramiento de la situación. Pedimos al Gobierno español que no colabore ni apoye ninguna actuación en este sentido.

Igualmente, queremos manifestar nuestra profunda tristeza por la magnitud de la mortalidad y la destrucción que está generando este trágico conflicto, así como nuestra solidaridad y oración por el sufrimiento de todas las víctimas. Pedimos a las partes enfrentadas y actores implicados que cesen de inmediato las hostilidades y se esfuercen por alcanzar una paz justa mediante el diálogo. En este sentido, unimos nuestra voz a la del Papa Francisco, que ha exhortado a la Comunidad Internacional “a hacer todos los esfuerzos para promover sin vacilaciones las iniciativas de paz” en Siria. “El uso de la violencia no trae la paz. La guerra llama a la guerra. La violencia llama a la violencia”, señaló y, por ello, nos unimos a su convocatoria para celebrar el próximo 7 de septiembre una jornada de ayuno y de oración por la paz en este país.

Madrid, 2 de septiembre de 2013

 

Deja un comentario »

CVX: Carta del Consejo Ejecutivo Mundial sobre Siria.

El Consejo Ejecutivo mundial ha escrito a toda la CVX una carta sobre Siria, que consideramos de interés para todos:

Queridos hermanos y hermanas en la Comunidad de Vida Cristiana,

Saludos de amor y paz en Cristo para ustedes, sus familias y sus comunidades!

Nuestra comunidad CVX está profundamente preocupada por la urgente situación en Siria.  Animamos fervientemente a la comunidad internacional a promover diálogo, entendimiento y negociación para alcanzar la paz, y fuertemente desanimamos posibles ataques militares que podrían incrementar la escala de violencia total.

Hace solo pocas semanas atrás en nuestra Asamblea Mundial, escuchamos historias de nuestros miembros de la CVX en Siria, Egipto y Líbano.  Nuestros corazones quedaron muy tristes tras escuchar sus historias de sufrimiento y migración forzosa debido a la violencia en sus países, y también por los recientes ataques con armas químicas. Nos sentimos llamados a rezar en solidaridad con el pueblo de Siria y de Medio Oriente y actuar en modo que podamos contribuir a la paz y estabilidad en la región.

El Papa Francisco ha expresado sus similares sentimientos de angustia y deseos por la paz.  Él ha declarado este sábado, 7 de septiembre, como un día de ayuno y oración por el pueblo de Siria, el Medio Oriente y el mundo entero.  En unión con el Santo Padre y la Iglesia, llamamos encarecidamente a nuestros miembros en el mundo a elevar sus voces y clamar por la paz.

El mandato de la Asamblea de Líbano nos invita a estar presentes en las fronteras.  Por ello, animamos fuertemente a nuestros miembros CVX a reflexionar y rezar para discernir una respuesta personal e incluso comunitaria. Aquí cuatro sugerencias para su consideración:

1. Comencemos la campaña de oración!  Unámonos al llamado del Papa para rezar y ayunar este 7 de setiembre por la paz en Siria, el Medio Oriente y el mundo entero:
http://www.news.va/es/news/nunca-mas-la-guerra-llamamiento-del-papa-a-la-hora

2. Firmemos peticiones de paz a los líderes mundiales urgiéndoles a que junten a las partes del conflicto para negociar una solución pacífica y no militar que instaure la paz en la región.  Nuestra delegación CVX Siria apoya una petición escrita por Oxfam que puede ser encontrada en:
http://www.change.org/es/peticiones/no-fall%C3%A9is-a-siria

3. Informémonos.  Busquemos fuentes que proveen información detallada de la situación.  Compartamos una opinión informada con amigos y círculos de modo que una voz crítica sobre el conflicto pueda proveer un balanceado y mejor entendimiento de la situación.  Por ejemplo, acá hay una entrevista en inglés con P. Samir Khalil Samir sj quien dice que todas las partes involucradas necesitan oír el consejo del Papa Francisco y reunirse para trabajar en el proceso de paz
http://www.ncregister.com/daily-news/middle-east-scholar-paints-stark-but-realistic-picture-of-the-situations-in/

4. Contribuir con un fondo solidario para la CVX en Siria.  Algún dinero ha sido recogido a través de la venta de las medallas conmemorativas por el “Jubileo 450” y una colecta en misa durante la Asamblea. Algunos miembros cvx también han hecho donaciones voluntarias. Aquellos que desean apoyar estos esfuerzos (como individuos o comunidades) pueden contactar a Franklin Ibáñez, exsec@cvx-clc.net .

La región tiene muchas necesidades y nosotros solo podemos responder con una pequeña porción de ellas. Los fondos serán dedicados exclusivamente para apoyar proyectos propuestos por CVX Siria. Los fondos serán usados solo cuando haya propuestas claras de uso. Sin embargo, creemos que importante comenzar esta colecta sabiendo que las necesidades son muchas y urgentes.

Confiando en que el Señor escucha el llanto de los pobres, elevamos nuestro clamor por la paz. Lo hacemos por la intercesión de María, Nuestra Señora de Damasco y Reina de la Paz.

en Cristo,

Consejo Ejecutivo Mundial

 

Deja un comentario »

Jornada de oración y ayuno mundial para la Paz.

El papa Francisco se ha pronunciado este domingo sobre el conflicto en Siria y ha convocado para el próximo 7 de septiembre una jornada de oración y ayuno mundial para la paz en Siria, en Oriente Próximo y en todo el mundo.
papa paz

 

El Papa ha dedicado todo el rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro del Vaticano a lanzar un fuerte llamamiento para que “no haya más guerras” y ha expresado su preocupación por el “dramático desarrollo que se presenta en Siria”. Así, ha instado a todas las partes implicadas en el conflicto sirio a buscar la paz en el país por medio del diálogo y la negociación. “La humanidad necesita ver gestos de paz y oír palabras de paz”, ha subrayado.

“¡Qué no haya mas guerras! La paz es un don demasiado precioso que tiene que ser promovido y tutelado!, ha destacado el Pontífice antes de advertir: “La guerra solo produce más guerras y la violencia más violencia”.”En estos días mi corazón está profundamente herido por lo que está ocurriendo en Siria y angustiado por el dramático desarrollo que se prepara”, ha añadido.

En su mensaje, Francisco también ha condenado con dureza el uso de las armas químicas. “Todavía tengo en el corazón y en la mente las terribles imágenes de los pasados días. Dicho esto, ha apostado por el diálogo: “No es la cultura del enfrentamiento y del conflicto lo que construye la convivencia entre los pueblos, sino la del encuentro y la del diálogo. Este es el único camino para la paz”.

Deja un comentario »