Publicado en Uncategorized

REGNUM CHRISTI: El Cardenal Pietro Parolin ordena Sacerdotes a 26 Legionarios de Cristo

 

“Ustedes son sacerdotes porque son buscadores de Dios”

Mostrando Nuevos sacerdotes_entrada.jpg

  • La ceremonia tuvo lugar en la Basílica de San Juan de Letrán, en Roma.
  • Asistieron unas 3 mil personas para acompañar a los nuevos sacerdotes.
  • “Que la entera Congregación continúe a caminar con generosidad y valentía por los caminos de la renovación y de la autenticidad evangélicas, siguiendo las líneas trazadas gracias al acompañamiento de la Santa Sede, para mayor Gloria de Dios, para el servicio de la Iglesia y para la salvación del mundo”, dijo el Card. Parolin.

…..

 

 

Roma, 11 de diciembre de 2016.- El Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de Su Santidad, ha ordenado sacerdotes a 36 legionarios de Cristo en la Basílica de San Juan de Letrán este sábado 11 de diciembre. Asistieron a la ceremonia más de 3 mil personas entre familiares, amigos, compañeros del seminario y formadores. El P. Eduardo Robles-Gil, L.C., Director general de los Legionarios de Cristo y del Movimiento Regnum Christi presentó a los candidatos a la ordenación.

 

En su homilía el Cardenal Parolin dijo que la vocación de estos nuevos sacerdotes tiene “un único origen: el hecho de ser buscadores de Dios, de haberse dejado seducir por Él como el profeta Jeremías”. Les recordó también que “el Espíritu Santo por medio de la imposición de las manos y la unción los habilita para el servicio como ministros del Señor en medio del pueblo de Dios […] Son consagrados al Señor para ser misioneros del Evangelio entre la gente”.

 

Más adelante, el Cardinal Parolin se dirigió a los nuevos sacerdotes diciéndoles: “Su vida no será un rechazo o evasión del mundo, sino una encarnación serena en la historia para que quienes se encuentren con ustedes vivan la relación con Dios que está en la raíz de la existencia humana”. Los puso también en guardia del peligro de la mundanidad espiritual, de la que tanto habla el Papa Francisco. Los invitó a que “muestren a todos aquella humildad y sencillez que Cristo vivió para conquistar nuestra confianza y salvarnos”.

 

“Que la entera Congregación continúe a caminar con generosidad y valentía por los caminos de la renovación y de la autenticidad evangélicas, siguiendo las líneas trazadas gracias al acompañamiento de la Santa Sede, para mayor Gloria de Dios, para el servicio de la Iglesia y para la salvación del mundo”, concluyó el Card. Parolin.

 

El rector del seminario de los Legionarios en Roma, P. Christopher Brackett comenta: “Ver a un grupo de jóvenes que, después de varios años de preparación y discernimiento personal, dan el paso al sacerdocio es siempre un motivo de gran alegría. Vale la pena seguir de cerca a Jesucristo y entregar la vida al servicio de los demás”. Añade el P. Brackett: “Han recibido un llamado para ser instrumentos de la misericordia y que encienda en los corazones de los hombres y mujeres a quienes sirven el fuego misionero que los lleve a querer compartir el amor de Dios con los demás”.

 

El P. Eduardo Robles-Gil, L.C., director general de los legionarios de Cristo y del Movimiento Regnum Christi comenta: “La Legión de Cristo y toda la familia del Regnum Christi estamos de fiesta, agradeciendo a Dios el don de 36 nuevos sacerdotes para la Iglesia. Agradecemos a sus familias, pues con sus oraciones, cercanía y apoyo han sido decisivos en el camino de sus hijos al altar”.

 

En la ordenación concelebraron cerca de 150 sacerdotes. Asistieron en el rito de la unción de las manos y de la entrega del cáliz y la patena Mons. Matthias König, obispo auxiliar de la arquidiócesis de Paderborn, Alemania y Mons. François Bacqué, nuncio apostólico emérito en Holanda. Además, asistió como diácono el Sr. David Parker, de Estados Unidos y padre de uno de los nuevos sacerdotes, David Parker Jr. Ambos fueron ordenados diáconos en una misma ceremonia hace unos meses en Pulaski, Wisconsin, Estados Unidos.

 

¿Quiénes son los nuevos sacerdotes?

 

Los 36 nuevos sacerdotes provienen de 11 países: Italia (2), Alemania (2), Brasil (3), Francia (1), Reino Unido (1), Venezuela (1), Argentina (2), Chile (2), México (13), Polonia (1) y Estados Unidos (8). Todos ellos obtuvieron sus grados de filosofía y teología en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum. Su periodo de estudio y preparación incluyó también una etapa de trabajo pastoral en el campo de la educación, las misiones, la animación de grupos juveniles, la pastoral familiar y la formación de seminaristas menores.

 

Historias de los nuevos sacerdotes

Las historias de la relación con Dios de los nuevos sacerdotes se pueden leer en el sitio web de las ordenaciones sacerdotales.

 

Entre los nuevos sacerdotes se encuentran algunos especialmente relacionados con España. El P. Javier Delgado, LC es el actual director de pastoral con adolescentes en Barcelona. Desde niño sintió en su corazón que él quería dar a Cristo a los demás. (Su testimonio aquí). El P. Pablo Solís, mexicano, que trabajó en la pastoral juvenil del Regnum Christi en Valencia entre 2011 y 2013, concluyó los estudios de ingeniería industrial en la Universidad Iberoamericana, en México, y trabajó durante unos años en Procter & Gamble y Kraft Foods antes de ingresar al noviciado. (Testimonio aquí)

 

Conversos

También podemos encontrar historias como la del P. Nikolaus Klemeyer, de Alemania, que era luterano y se convirtió al catolicismo antes de entrar a la Legión. Durante su periodo de formación, su familia también pasó a formar parte de la Iglesia Católica. También la del P. Brett Taira, de Estados Unidos, un converso del budismo que entró en el seminario después de haber conocido a Cristo.

 

Algunos de los nuevos sacerdotes comentan que la experiencia de voluntariado en el programa de colaboradores del Regnum Christi les ayudó a descubrir el sentido de su vida en la entrega a los demás. Entre ellos están los padres Daniel Rolczynski, Michael O’Connor, Ryan Richardson, Esteban Castellanos, Juan Pablo Nájera, César Hernández y Francisco Iñarritu.

 

Los Legionarios de Cristo

 

La Legión de Cristo es una congregación religiosa de la Iglesia Católica formada por sacerdotes y candidatos al sacerdocio, fundada en 1941. Forma parte de la familia del Regnum Christi. Está presente en 21 países. Cuenta con 4 obispos, 959 sacerdotes y 687 religiosos en formación y novicios, según los datos del 31 de diciembre de 2015. Su espíritu es cristocéntrico, contemplativo y evangelizador. Busca fomentar la creatividad evangélica y misionera entre los laicos para que participen como miembros vivos de la Iglesia. Profesa un amor profundo al Papa, Vicario de Cristo, y a los obispos con quienes colabora en la acción pastoral de la Iglesia local. Su lema, ¡Venga tu Reino!, expresa el anhelo de que Cristo reine en el corazón de los hombres, de las familias y de la sociedad. Para ello, colabora con otros miembros de la Iglesia y con personas de buena voluntad para que este Reino sea una realidad, buscando hacer todo por el Reino de Cristo a la Gloria de Dios.

 

El Regnum Christi en España

En 2016 – 2017 el Regnum Christi cuenta en España con unos 1.300 miembros seglares, 68 consagradas (13 de las cuáles están en la etapa de estudios), 4 laicos consagrados, y 76 legionarios de Cristo (51 sacerdotes, 5 religiosos en formación y 20 novicios).

 

Obra educativa, misionera y social en España

La obra educativa del Regnum Christi en España cuenta con 7 colegios en Madrid, Valencia, Barcelona y Sevilla (www.colegiosrc.es) con 6.800 alumnos, la Universidad Francisco de Vitoria (www.ufv.es), con cerca de 8.000 alumnos de grado y postgrado, el noviciado de la Legión de Cristo en Salamanca, un seminario menor en Valencia, y el centro internacional de formación de consagradas del Regnum Christi, en Madrid, para las consagradas en la etapa de estudios, que cursan teología en la Facultad de San Dámaso. El Regnum Christi tiene también una obra misionera (www.soymisionero.es), y cerca de 800 personas participan cada año en las misiones de evangelización de Semana Santa en España junto a párrocos de casi 20 localidades. También desarrolla una obra social a través de la Fundación Altius.

 

 

 

…………………………..

 

Oficina de Prensa España

Amalia Casado González · Móvil: +34 600 90 15 14

Fernando de Navascués · Móvil: +34 607 598 752

 

Oficina de Prensa Internacional en Roma

  1. Benjamín Clariond L.C. Móvil +39 329 9016609 bclariond@legionaries.org
  2. Aaron Smith L.C. Móvil +39 328 987 2615. pressoffice@regumchristi.net

 

 

 

 

 

Nombres y lugar de procedencia de los 36 legionarios de Cristo ordenados sacerdotes el 10 de diciembre de 2016 en Roma.

 

 

Italia
1. P. Francesco Picaro, L.C. (Novara)
2. P. Giovanni Malgaroli, L.C. (Borgomanero)
 

Alemania

 
1. P. Nikolaus Klemeyer, L.C. (Starnberg)  
2. P. Leonhard Maier, L.C. (Moosach)
 

Brasil

1. P. Mairon Wesley Gavlik Mendes, L.C. (Laranjeiras do Sul)
2. P. Rafael Kizimia Fantini, L.C. (São Paulo)
3. P. Renan Aparecido de Oliveira Checa, L.C. (Salto, São Paulo)
 

Francia

1. P. Jean-Marie Fornerod, L.C. (Compiègne)
Reino Unido
1. P. Benjamin Errington, L.C.
 

Venezuela

1. P. Juan Andrés Lander Suñé, L.C. (Caracas)
Argentina
1. P. Esteban Javier Rodríguez, L.C. (Salta)
2. P. Lucio Boccacci, L.C. (Argentina/Estados Unidos)
 

Chile

1. P. Sebastián Alfonso Rodríguez Larraín, L.C. (Santiago)
2. P. Gastón José Vicuña Larraín, L.C. (Santiago)
 

México

1. P. Carlos Edmundo Zanatta Aguilar, L.C. (Córdoba, Veracruz)
2. P. Carlos Arturo Castañeda Arnau, L.C. (Puebla)
3. P. Francisco Javier Iñarritu Contreras, L.C. (Cd. de México)
4. P. Francisco Javier Delgado Cervantes, L.C. (Irapuato)
5. P. César Hernández Rendón, L.C. (Irapuato, Gto.)
6. P. Pablo Solís Aguirre, L.C. (Cd de México)
7. P. Alfredo Gerardo Hernández, L.C. (Toluca)
8. P. Diego Arregui Castelló, L.C. (Guadalajara)
9. P. Luis Antonio López Cervantes, L.C. (Guadalajara)
10. P. Alejandro Alberto Páez Garza, L.C. (Monterrey)
11. P. Juan Pablo Nájera García, L.C. (Monterrey)
12. P. Eduardo Damián Favila de Alba, L.C. (Cd. de México)
13. P. Esteban Edel Castellanos Bay, L.C. (Hermosillo)
 

Polonia

1. P. Piotr Konrad Krezalek (Polonia/Estados Unidos)
 

Estados Unidos

1. P. Brett Taira, L.C. (Santa Bárbara, California)
2. P. David John Parker, L.C. (Green Bay, Wisconsin)
3. P. Michael Joseph O’Connor, L.C. (Olympia Fields, Illinois)
4. P. Aaron James Loch, L.C (Buffalo, Minnesota)
5. P. Ryan Patrick Richardson, L.C. (New Orleans)
6. P. Daniel Joseph Rolczynski, L.C. (Minneapolis, Minnesota)
7. P. Andrew Joseph Gronotte, L.C. (Cincinnati, Ohio)
8. P. Andrew Kolenda, L.C. (Michigan)

 

 

Anuncios
Publicado en Nota de Prensa, Noticias de las Asociaciones/Movimientos, Uncategorized

JUSTICIA Y PAZ: Los derechos humanos como herramienta contra la transgresión y el populismo

Declaración de Justicia y Paz de Europa con ocasión del Día Internacional de los Derechos Humanos (10 de diciembre)

 

Vivimos en un mundo lleno de disturbios en muchas áreas, ya sea la política, la economía, la social o la cultural. Cada vez más personas se sienten inseguras y están convencidas de que sus preocupaciones no se están tomando en serio. Aceptar las transgresiones de algunos colectivos públicos puede abrir la puerta a la intolerancia o incluso a los crímenes de odio.

 

Los descontentos producen temores. Debemos tomar en serio estos temores y escuchar atentamente a quienes los expresan. Los temores refuerzan la inclinación hacia el populismo, el racismo y la intolerancia. Es importante analizar y comprender las razones de esos temores.

 

Con motivo del Día de los Derechos Humanos, Justicia y Paz Europa desea llamar la atención sobre el hecho de que contamos con un conjunto importante de herramientas para contrarrestar estos descontentos y temores: los Derechos Humanos.

 

En lugar de cuestionar los Derechos Humanos, deberíamos abogar con el máximo vigor porque el compromiso con los Derechos Humanos se refleje en todas nuestras acciones tanto a nivel privado como público y esté presente en todas las esferas de la sociedad. Los Derechos Humanos deben convertirse en parte integrante de la educación desde una edad temprana hasta la formación universitaria y profesional. Debemos luchar por una genuina cultura de los Derechos Humanos, donde se trate de un compromiso generalizado en la sociedad para llegar a la defensa de aquellas personas cuyos derechos son violados.

 

En el contexto de estos tiempos de inquietud, queremos sobre todo sensibilizar sobre los Derechos Humanos que exponemos a continuación:

 

Abogamos por la abolición mundial de la pena de muerte; el derecho a la libertad y la seguridad; el derecho a la libertad de expresión y de religión; el derecho a la migración y el asilo, así como la protección en caso de traslado, expulsión o extradición; el respeto de la diversidad cultural y religiosa; y el desarrollo integral sostenible.

 

Nos comprometemos a combatir la discriminación, en particular la discriminación múltiple, la esclavitud moderna, todas las formas de racismo y el discurso del odio, especialmente en las los medios sociales.

 

Prestamos especial atención a la indivisibilidad de los derechos humanos, incluidos los derechos humanos sociales, que son de especial importancia en situaciones de creciente precariedad social y de necesidades sociales insatisfechas.

 

La red de Justicia y Paz en Europa está comprometida con el respeto y la promoción de los Derechos Humanos a fin de que cada persona y cada comunidad puedan vivir dignamente. Extraemos fuerza de nuestra fe cristiana común, así como de nuestra cooperación y solidaridad con todas las organizaciones e instituciones que mantienen los mismos objetivos y defienden los mismos valores. La transformación de los conflictos de forma no violenta es nuestro método.

 

Los derechos humanos no se dan ni garantizan para siempre; hay que lucharlos cada día. Este es nuestro deber. El actual clima de temor exige que cumplamos nuestros compromisos.

 

París, 4-5 de diciembre de 2016
El Comité Ejecutivo de Justicia y Paz de Europa

 

La Conferencia de Comisiones de Justicia y Paz de Europa (Justicia y Paz de Europa) es la alianza de 31 Comisiones europeas de Justicia y Paz, trabajando para la promoción de la justicia social, la paz y el respeto a la dignidad humana. Justicia y Paz de Europa contribuye a dar a conocer la Doctrina social de la Iglesia en las sociedades e instituciones europeas.

El Comité Ejecutivo de Justicia y Paz de Europa está compuesto por 9 miembros electos y su presidente es Mons. Jean-Claude Hollerich, arzobispo de Luxemburgo.

Leer más: http://www.juspax-es.org/news/recuperar-la-confianza-y-contrarrestar-el-miedo/

Publicado en Nota de Prensa, Noticias de las Asociaciones/Movimientos, Uncategorized

JUSTICIA Y PAZ: 50 Jornada Mundial de la Paz: «La no violencia: un estilo de política para la paz»

50 Jornada Mundial de la Paz: «La no violencia: un estilo de política para la paz»

1. Al comienzo de este nuevo año formulo mis más sinceros deseos de paz para los pueblos y para las naciones del mundo, para los Jefes de Estado y de Gobierno, así como para los responsables de las comunidades religiosas y de los diversos sectores de la sociedad civil. Deseo la paz a cada hombre, mujer, niño y niña, a la vez que rezo para que la imagen y semejanza de Dios en cada persona nos permita reconocernos unos a otros como dones sagrados dotados de una inmensa dignidad. Especialmente en las situaciones de conflicto, respetemos su «dignidad más profunda»[1] y hagamos de la no violencia activa nuestro estilo de vida.

Este es el Mensaje para la 50 Jornada Mundial de la Paz. En el primero, el beato Papa Pablo VI se dirigió, no sólo a los católicos sino a todos los pueblos, con palabras inequívocas: «Ha aparecido finalmente con mucha claridad que la paz es la línea única y verdadera del progreso humano (no las tensiones de nacionalismos ambiciosos, ni las conquistas violentas, ni las represiones portadoras de un falso orden civil)». Advirtió del «peligro de creer que las controversias internacionales no se pueden resolver por los caminos de la razón, es decir de las negociaciones fundadas en el derecho, la justicia, la equidad, sino sólo por los de las fuerzas espantosas y mortíferas». Por el contrario, citando Pacem in terris de su predecesor san Juan XXIII, exaltaba «el sentido y el amor de la paz fundada sobre la verdad, sobre la justicia, sobre la libertad, sobre el amor»[2]. Impresiona la actualidad de estas palabras, que hoy son igualmente importantes y urgentes como hace cincuenta años.

En esta ocasión deseo reflexionar sobre la no violencia como un estilo de política para la paz, y pido a Dios que se conformen a la no violencia nuestros sentimientos y valores personales más profundos. Que la caridad y la no violencia guíen el modo de tratarnos en las relaciones interpersonales, sociales e internacionales. Cuando las víctimas de la violencia vencen la tentación de la venganza, se convierten en los protagonistas más creíbles en los procesos no violentos de construcción de la paz. Que la no violencia se trasforme, desde el nivel local y cotidiano hasta el orden mundial, en el estilo característico de nuestras decisiones, de nuestras relaciones, de nuestras acciones y de la política en todas sus formas.

Un mundo fragmentado

2. El siglo pasado fue devastado por dos horribles guerras mundiales, conoció la amenaza de la guerra nuclear y un gran número de nuevos conflictos, pero hoy lamentablemente estamos ante una terrible guerra mundial por partes. No es fácil saber si el mundo actualmente es más o menos violento de lo que fue en el pasado, ni si los modernos medios de comunicación y la movilidad que caracteriza nuestra época nos hace más conscientes de la violencia o más habituados a ella.

En cualquier caso, esta violencia que se comete «por partes», en modos y niveles diversos, provoca un enorme sufrimiento que conocemos bien: guerras en diferentes países y continentes; terrorismo, criminalidad y ataques armados impredecibles; abusos contra los emigrantes y las víctimas de la trata; devastación del medio ambiente. ¿Con qué fin? La violencia, ¿permite alcanzar objetivos de valor duradero? Todo lo que obtiene, ¿no se reduce a desencadenar represalias y espirales de conflicto letales que benefician sólo a algunos «señores de la guerra»?

La violencia no es la solución para nuestro mundo fragmentado. Responder con violencia a la violencia lleva, en el mejor de los casos, a la emigración forzada y a un enorme sufrimiento, ya que las grandes cantidades de recursos que se destinan a fines militares son sustraídas de las necesidades cotidianas de los jóvenes, de las familias en dificultad, de los ancianos, de los enfermos, de la gran mayoría de los habitantes del mundo. En el peor de los casos, lleva a la muerte física y espiritual de muchos, si no es de todos.

La Buena Noticia

3. También Jesús vivió en tiempos de violencia. Él enseñó que el verdadero campo de batalla, en el que se enfrentan la violencia y la paz, es el corazón humano: «Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los pensamientos perversos» (Mc 7,21). Pero el mensaje de Cristo, ante esta realidad, ofrece una respuesta radicalmente positiva: él predicó incansablemente el amor incondicional de Dios que acoge y perdona, y enseñó a sus discípulos a amar a los enemigos (cf. Mt 5,44) y a poner la otra mejilla (cf. Mt 5,39). Cuando impidió que la adúltera fuera lapidada por sus acusadores (cf. Jn 8,1-11) y cuando, la noche antes de morir, dijo a Pedro que envainara la espada (cf. Mt 26,52), Jesús trazó el camino de la no violencia, que siguió hasta el final, hasta la cruz, mediante la cual construyó la paz y destruyó la enemistad (cf. Ef 2,14-16). Por esto, quien acoge la Buena Noticia de Jesús reconoce su propia violencia y se deja curar por la misericordia de Dios, convirtiéndose a su vez en instrumento de reconciliación, según la exhortación de san Francisco de Asís: «Que la paz que anunciáis de palabra la tengáis, y en mayor medida, en vuestros corazones»[3].

Ser hoy verdaderos discípulos de Jesús significa también aceptar su propuesta de la no violencia. Esta —como ha afirmado mi predecesor Benedicto XVI— «es realista, porque tiene en cuenta que en el mundo hay demasiada violencia, demasiada injusticia y, por tanto, sólo se puede superar esta situación contraponiendo un plus de amor, un plus de bondad. Este “plus” viene de Dios»[4]. Y añadía con fuerza: «para los cristianos la no violencia no es un mero comportamiento táctico, sino más bien un modo de ser de la persona, la actitud de quien está tan convencido del amor de Dios y de su poder, que no tiene miedo de afrontar el mal únicamente con las armas del amor y de la verdad. El amor a los enemigos constituye el núcleo de la “revolución cristiana”»[5]. Precisamente, el evangelio del amad a vuestros enemigos (cf. Lc 6,27) es considerado como «la charta magna de la no violencia cristiana», que no se debe entender como un «rendirse ante el mal […], sino en responder al mal con el bien (cf. Rm 12,17-21), rompiendo de este modo la cadena de la injusticia»[6].

Más fuerte que la violencia

4. Muchas veces la no violencia se entiende como rendición, desinterés y pasividad, pero en realidad no es así. Cuando la Madre Teresa recibió el premio Nobel de la Paz, en 1979, declaró claramente su mensaje de la no violencia activa: «En nuestras familias no tenemos necesidad de bombas y armas, de destruir para traer la paz, sino de vivir unidos, amándonos unos a otros […]. Y entonces seremos capaces de superar todo el mal que hay en el mundo»[7]. Porque la fuerza de las armas es engañosa. «Mientras los traficantes de armas hacen su trabajo, hay pobres constructores de paz que dan la vida sólo por ayudar a una persona, a otra, a otra»; para estos constructores de la paz, Madre Teresa es «un símbolo, un icono de nuestros tiempos»[8]. En el pasado mes de septiembre tuve la gran alegría de proclamarla santa. He elogiado su disponibilidad hacia todos por medio de «la acogida y la defensa de la vida humana, tanto de la no nacida como de la abandonada y descartada […]. Se ha inclinado sobre las personas desfallecidas, que mueren abandonadas al borde de las calles, reconociendo la dignidad que Dios les había dado; ha hecho sentir su voz a los poderosos de la tierra, para que reconocieran sus culpas ante los crímenes —¡ante los crímenes!— de la pobreza creada por ellos mismos»[9]. Como respuesta —y en esto representa a miles, más aún, a millones de personas—, su misión es salir al encuentro de las víctimas con generosidad y dedicación, tocando y vendando los cuerpos heridos, curando las vidas rotas.

La no violencia practicada con decisión y coherencia ha producido resultados impresionantes. No se olvidarán nunca los éxitos obtenidos por Mahatma Gandhi y Khan Abdul Ghaffar Khan en la liberación de la India, y de Martin Luther King Jr. contra la discriminación racial. En especial, las mujeres son frecuentemente líderes de la no violencia, como, por ejemplo, Leymah Gbowee y miles de mujeres liberianas, que han organizado encuentros de oración y protesta no violenta (pray-ins), obteniendo negociaciones de alto nivel para la conclusión de la segunda guerra civil en Liberia.

No podemos olvidar el decenio crucial que se concluyó con la caída de los regímenes comunistas en Europa. Las comunidades cristianas han contribuido con su oración insistente y su acción valiente. Ha tenido una influencia especial el ministerio y el magisterio de san Juan Pablo II. En la encíclica Centesimus annus (1991), mi predecesor, reflexionando sobre los sucesos de 1989, puso en evidencia que un cambio crucial en la vida de los pueblos, de las naciones y de los estados se realiza «a través de una lucha pacífica, que emplea solamente las armas de la verdad y de la justicia»[10]. Este itinerario de transición política hacia la paz ha sido posible, en parte, «por el compromiso no violento de hombres que, resistiéndose siempre a ceder al poder de la fuerza, han sabido encontrar, una y otra vez, formas eficaces para dar testimonio de la verdad». Y concluía: «Ojalá los hombres aprendan a luchar por la justicia sin violencia, renunciando a la lucha de clases en las controversias internas, así como a la guerra en las internacionales»[11].

La Iglesia se ha comprometido en el desarrollo de estrategias no violentas para la promoción de la paz en muchos países, implicando incluso a los actores más violentos en un mayor esfuerzo para construir una paz justa y duradera.

Este compromiso en favor de las víctimas de la injusticia y de la violencia no es un patrimonio exclusivo de la Iglesia Católica, sino que es propio de muchas tradiciones religiosas, para las que «la compasión y la no violencia son esenciales e indican el camino de la vida»[12]. Lo reafirmo con fuerza: «Ninguna religión es terrorista»[13]. La violencia es una profanación del nombre de Dios[14]. No nos cansemos nunca de repetirlo: «Nunca se puede usar el nombre de Dios para justificar la violencia. Sólo la paz es santa. Sólo la paz es santa, no la guerra»[15].

La raíz doméstica de una política no violenta

5. Si el origen del que brota la violencia está en el corazón de los hombres, entonces es fundamental recorrer el sendero de la no violencia en primer lugar en el seno de la familia. Es parte de aquella alegría que presenté, en marzo pasado, en la Exhortación apostólica Amoris laetitia, como conclusión de los dos años de reflexión de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia. La familia es el espacio indispensable en el que los cónyuges, padres e hijos, hermanos y hermanas aprenden a comunicarse y a cuidarse unos a otros de modo desinteresado, y donde los desacuerdos o incluso los conflictos deben ser superados no con la fuerza, sino con el diálogo, el respeto, la búsqueda del bien del otro, la misericordia y el perdón[16]. Desde el seno de la familia, la alegría se propaga al mundo y se irradia a toda la sociedad[17]. Por otra parte, una ética de fraternidad y de coexistencia pacífica entre las personas y entre los pueblos no puede basarse sobre la lógica del miedo, de la violencia y de la cerrazón, sino sobre la responsabilidad, el respeto y el diálogo sincero. En este sentido, hago un llamamiento a favor del desarme, como también de la prohibición y abolición de las armas nucleares: la disuasión nuclear y la amenaza cierta de la destrucción recíproca, no pueden servir de base a este tipo de ética[18]. Con la misma urgencia suplico que se detenga la violencia doméstica y los abusos a mujeres y niños.

El Jubileo de la Misericordia, concluido el pasado mes de noviembre, nos ha invitado a mirar dentro de nuestro corazón y a dejar que entre en él la misericordia de Dios. El año jubilar nos ha hecho tomar conciencia del gran número y variedad de personas y de grupos sociales que son tratados con indiferencia, que son víctimas de injusticia y sufren violencia. Ellos forman parte de nuestra «familia», son nuestros hermanos y hermanas. Por esto, las políticas de no violencia deben comenzar dentro de los muros de casa para después extenderse a toda la familia humana. «El ejemplo de santa Teresa de Lisieux nos invita a la práctica del pequeño camino del amor, a no perder la oportunidad de una palabra amable, de una sonrisa, de cualquier pequeño gesto que siembre paz y amistad. Una ecología integral también está hecha de simples gestos cotidianos donde rompemos la lógica de la violencia, del aprovechamiento, del egoísmo»[19].

Mi llamamiento

6. La construcción de la paz mediante la no violencia activa es un elemento necesario y coherente del continuo esfuerzo de la Iglesia para limitar el uso de la fuerza por medio de las normas morales, a través de su participación en las instituciones internacionales y gracias también a la aportación competente de tantos cristianos en la elaboración de normativas a todos los niveles. Jesús mismo nos ofrece un «manual» de esta estrategia de construcción de la paz en el así llamado Discurso de la montaña. Las ocho bienaventuranzas (cf. Mt 5,3-10) trazan el perfil de la persona que podemos definir bienaventurada, buena y auténtica. Bienaventurados los mansos —dice Jesús—, los misericordiosos, los que trabajan por la paz, y los puros de corazón, los que tienen hambre y sed de la justicia.

Esto es también un programa y un desafío para los líderes políticos y religiosos, para los responsables de las instituciones internacionales y los dirigentes de las empresas y de los medios de comunicación de todo el mundo: aplicar las bienaventuranzas en el desempeño de sus propias responsabilidades. Es el desafío de construir la sociedad, la comunidad o la empresa, de la que son responsables, con el estilo de los trabajadores por la paz; de dar muestras de misericordia, rechazando descartar a las personas, dañar el ambiente y querer vencer a cualquier precio. Esto exige estar dispuestos a «aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso»[20]. Trabajar de este modo significa elegir la solidaridad como estilo para realizar la historia y construir la amistad social. La no violencia activa es una manera de mostrar verdaderamente cómo, de verdad, la unidad es más importante y fecunda que el conflicto. Todo en el mundo está íntimamente interconectado[21]. Puede suceder que las diferencias generen choques: afrontémoslos de forma constructiva y no violenta, de manera que «las tensiones y los opuestos [puedan] alcanzar una unidad pluriforme que engendra nueva vida», conservando «las virtualidades valiosas de las polaridades en pugna»[22].

La Iglesia Católica acompañará todo tentativo de construcción de la paz también con la no violencia activa y creativa. El 1 de enero de 2017 comenzará su andadura el nuevo Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, que ayudará a la Iglesia a promover, con creciente eficacia, «los inconmensurables bienes de la justicia, la paz y la protección de la creación» y de la solicitud hacia los emigrantes, «los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura»[23].

En conclusión

7. Como es tradición, firmo este Mensaje el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. María es Reina de la Paz. En el Nacimiento de su Hijo, los ángeles glorificaban a Dios deseando paz en la tierra a los hombres y mujeres de buena voluntad (cf. Lc 2,14). Pidamos a la Virgen que sea ella quien nos guíe.

«Todos deseamos la paz; muchas personas la construyen cada día con pequeños gestos; muchos sufren y soportan pacientemente la fatiga de intentar edificarla»[24]. En el 2017, comprometámonos con nuestra oración y acción a ser personas que aparten de su corazón, de sus palabras y de sus gestos la violencia, y a construir comunidades no violentas, que cuiden de la casa común. «Nada es imposible si nos dirigimos a Dios con nuestra oración. Todos podemos ser artesanos de la paz»[25]. Enlace

Vaticano, 8 de diciembre de 2016

Francisco

 


[1] Exhort. ap. Evangelii gaudium, 228.

[2] Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 1968.

[3] «Leyenda de los tres compañeros»: Fonti Francescane, n. 1469.

[4] Angelus (18 febrero 2007).

[5] Ibíd.

[6] Ibíd.

[7] Discurso al recibir el Premio Nobel de la Paz (11 diciembre 1979).

[8] Homilía en Santa Marta, «El camino de la paz» (19 noviembre 2015).

[9] Homilía en la canonización de la beata Madre Teresa de Calcuta (4 septiembre 2016).

[10] N. 23.

[11] Ibíd.

[12] Discurso, Audiencia interreligiosa (3 noviembre 2016).

[13] Discurso a los participantes al tercer Encuentro Mundial de los Movimientos Populares (5 noviembre 2016).

[14] Cf. Discurso en el Encuentro interreligioso con el Jeque de los musulmanes del Cáucaso y con representantes de las demás comunidades religiosas del país, Bakú (2 octubre 2016).

[15] Discurso, Asís (20 septiembre 2016).

[16] Cf. Exhort. ap. postsin. Amoris laetitia, 90-130.

[17] Ibíd., 133.194.234.

[18] Cf. Mensaje con ocasión de la Conferencia sobre el impacto humanitario de las armas atómicas (7 diciembre 2014).

[19] Carta Enc. Laudato si’, 230.

[20] Exhort. ap. Evangelii gaudium, 227.

[21] Cf. Carta Enc. Laudato si’, 16.117.138.

[22] Exhort. ap. Evangelii gaudium, 228.

[23] Carta apostólica en forma de «Motu Proprio» con la que se instituye el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral (17 agosto 2016).

[24] Regina Coeli, Belén (25 mayo 2014).

[25] Llamamiento, Asís (20 septiembre 2016).

Leer más: http://www.juspax-es.org/products/a50-jornada-mundial-de-la-paz-la-no-violencia-un-estilo-de-politica-para-la-paz/

Publicado en Oportunidades de Formación y Encuentro, Uncategorized

HERMANDADES DEL TRABAJO: Navidad 2016

Navidad 2016 en Hermandades

Festival de Navidad (teatro)
y Pregón de Navidad

Festival de Navidad (teatro)
y Pregón de Navidad

El centro de Madrid de Hermandades del Trabajo celebra la Navidad con el cariño y sentimiento que merecen estas fechas tan especiales. Aquí tenéis los próximos actos.
PREGÓN DE NAVIDAD 2016
Domingo, 18 de diciembre 2016

– 11,15 horas, Eucaristía

– 12,30 horas, Pregón de Navidad
por: D. Julián Serrano de Andrés
(Consiliario de Hermandades del Trabajo,
discípulo y biógrafo de D. Abundio García Román) 

– A continuación, Recital de villancicos y música navideña interpretada por “Coral de Veteranos de Iberia” Director: Ángel Jiménez
– Lugar: Capilla de Hermandades. C/ Raimundo Lulio, 6.  Entrada libre

 

FESTIVAL DE NAVIDAD (TEATRO)
cartel reyes
Sábado 17 y domingo 18 de diciembre de 2016 

“El soplador de Estrellas”
             

de Ricardo Talento,

por Grupo de Teatro Kermés,

con la colaboración del grupo Pablo Mateos de HH.T.

Dirección: Manuel González

 

Hora: 18,30
Lugar: Salón de Actos de las HHT – Madrid

Invitaciones: Adultos 5€ y niños (hasta 10 años) 3€

 

A la venta en:

 

– Caja, plta. 2ª, de lunes a viernes por la mañana, de 9,15 a 14,30 horas

– Hermandades (1ª plta.) lunes, miércoles y viernes. de 18,30 a 20,30 horas

 

Un saludo ¡os esperamos!
Puedes consultar más actividades y otra información en nuestros periódicos:
–> A Hombros diciembre 2016

–> MAS diciembre 2016